lunes, 10 de agosto de 2020

Reseña: Territorio de luz - Yuko Tsushima


Es primavera y una mujer, abandonada por su marido, decide comenzar una nueva vida junto con su hija de dos años, que no entiende por qué no puede seguir viendo a su padre. Perdida en una Tokio inmensa, la mujer alquila un piso lleno de ventanas donde vivirá durante los doce meses posteriores a la ruptura, enfrentándose a la maternidad en solitario y tratando de escapar de la oscuridad que la acecha a pesar de vivir rodeada de luz. Una luz que adopta distintas formas, a veces reconfortante y a veces amenazadora, colándose por las ventanas como rayos de sol o fuegos artificiales. El periplo vital de una mujer que, con el paso de las estaciones, emprende la búsqueda de la felicidad perdida.

Comprar libro

viernes, 7 de agosto de 2020

Cine y series: ¿Qué estoy viendo?


lunes, 3 de agosto de 2020

Reseña: El cuento de la criada - Margaret Atwood


Amparándose en la coartada del terrorismo islámico, unos políticos teócratas se hacen con el poder y, como primera medida, suprimen la libertad de prensa y los derechos de las mujeres. Esta trama, inquietante y oscura, que bien podría encontrarse en cualquier obra actual, pertenece en realidad a esta novela escrita por Margaret Atwood a principios de los ochenta, en la que la afamada autora canadiense anticipó con llamativa premonición una amenaza latente en el mundo de hoy. En la República de Gilead, el cuerpo de Defred sólo sirve para procrear, tal como imponen las férreas normas establecidas por la dictadura puritana que domina el país. Si Defred se rebela -o si, aceptando colaborar a regañadientes, no es capaz de concebir- le espera la muerte en ejecución pública o el destierro a unas Colonias en las que sucumbirá a la polución de los residuos tóxicos. Así, el régimen controla con mano de hierro hasta los más ínfimos detalles de la vida de las mujeres: su alimentación, su indumentaria, incluso su actividad sexual. Pero nadie, ni siquiera un gobierno despótico parapetado tras el supuesto mandato de un dios todopoderoso, puede gobernar el pensamiento de una persona. Y mucho menos su deseo.