Páginas

Reseña: Un mundo feliz - Aldous Huxley

lunes, 30 de marzo de 2020



Un mundo feliz es un clásico de la literatura del siglo XX, una sombría metáfora sobre el futuro.  La novela describe un mundo en el que finalmente se han cumplido los peores vaticinios: triunfan los dioses del consumo y la comodidad, y el orbe se organiza en diez zonas en apariencia seguras y estables. Sin embargo, este mundo ha sacrificado valores humanos esenciales, y sus habitantes son procreados in vitro a imagen y semejanza de una cadena de montaje.


Hoy toca presentar un clásico publicado en 1932. Llevaba tiempo entre mis pendientes y finalmente me animé y lo leí.
La verdad es que se trata de una novela que me ha incomodado bastante por la sociedad que nos presenta.
En Un mundo feliz todo el mundo es feliz. Esto a priori puede sonar bien pero en cuanto rascas un poco y ves todo lo que hay detrás el sueño se transforma en pesadilla. Todas las personas han sido condicionadas desde antes de nacer y son agrupadas según su nivel. Eso significa que tenemos los nivelas más bajos haciendo todas las tareas de servicios y a los niveles más altos con trabajos más importantes y cómodos. Se trata de una sociedad extremadamente clasista.
No obstante no hay que pensar que los de las clases bajas son más esclavos que los de las clases altas: todos son igual de esclavos. Les han "programado" para no pensar, para estar todo el día drogados y así ser felices. El arte en todas sus facetas ha sido desterrado y prohibido. Los grandes clásicos, pinturas, esculturas, música... todo destruido.

Sin embargo aún quedan ciertos rincones del mundo donde los humanos son "libres". En las reservas de salvajes los hombres y mujeres viven imitando de la mejor manera que pueden las costumbres de sus antepasados. Y precisamente de una de estas reservas es de donde proviene la figura protagonista de la novela, John el Salvaje. Un joven que ha nacido en la reserva pero que no termina de pertenecer a ella. Es arrastrado a ese mundo feliz e intenta integrarse. Y hasta aquí puedo contar.

La novela es una sátira de la sociedad contemporánea y lo que es más importante, un aviso del declive suicida al que nos aboca a todos.
Es cierto que no hemos llegado al nivel que nos muestra "Un mundo feliz" pero la verdad es que da miedo ver como algunos de sus pronósticos se han ido cumpliendo. Lo cierto es que se trata de una lectura fácil pese a lo complejo de su trasfondo y que te mantiene enganchado en todo momento.

Considero que es uno de esos clásicos que no hay que perderse.