Páginas

Reseña: Voces de un mundo distante - Arthur C. Clarke

lunes, 7 de octubre de 2013

Thalassa es un verdadero paraíso. Un puñado de islas, en medio de un vasto y cálido océano planetario, donde se ha instalado una pequeña colonia humana que había emigrado de la Tierra antes de la destrucción del sistema solar, ocurrida doscientos años atrás. Los habitantes de Thalassa son felices. Viven en un mundo idílico, con abundantes recursos naturales. Pero su tranquilidad se rompe con la aparición del Magallanes, enorme nave espacial que conserva un millón de seres humanos hibernados, sobrevivientes de los últimos días de la tierra.


''Voces de un mundo distante'' es la primera novela que leo de Arthur C. Clarke y aunque no soy muy aficionada a la ciencia-ficción me ha sorprendido gratamente.

En ella se narra el encuentro de los últimos terrícolas supervivientes y los thalassianos.

Tras el descubrimiento de que la Tierra estaba condenada a desaparecer por la conversión del Sol en supernova, los terrícolas centran todos sus esfuerzos científicos en enviar naves nodrizas con la genética humana a diferentes planetas habitables con el fin de asegurar la supervivencia de la especie.

Thalassa es uno de los planetas que recibió una de esas naves y allí los humanos pudieron establecer una civilización libre de religiones, misticismos y todas aquellas cosas nocivas que habían consumido a los terrícolas provocando guerras y muerte.

Pero los terrícolas también enviaron al espacio una nave con los últimos destinados a sobrevivir rumbo a un planeta habitable. Para alcanzar ese planeta, los terrícolas deben detenerse en Thalassa con el fin de utilizar el agua de sus inmensos océanos para fabricar un escudo de hielo que les permitiera llegar a salvo a su destino.

Se produce entonces un choque de culturas entre ambos pueblos. La inocencia y bondad natural de los thalassianos deja sorprendidos a los terrícolas. El objetivo de los segundos es terminar de construir su escudo perturbando lo mínimo posible la vida de los habitantes de Thalassa. Pero es inevitable que unos y otros se relacionen dando lugar a relaciones sentimentales imposibles, como la que tiene lugar entre Mirissa (una thalassiana muy inteligente con una serie de inquietudes que la diferencian de los demás) y el comandante Loren.

La novela posee todos los ingredientes para hacerla interesante: romance, drama, tragedias y disputas.

Su final puede llegar a dejar algo de mal sabor de boca, a pesar de que es previsible desde el principio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Podéis decirme que opináis. Tengo dos normas sobre los comentarios: SIEMPRE contesto y SIEMPRE los devuelvo.