domingo, 15 de julio de 2018

642 Cosas sobre las que escribir: Describe el día perfecto de un astronauta.

¡Hola Bellos y Bellas! Vengo con una nueva entrada de escritura que espero os guste. Me ha resultado especialmente complicada porque no sé absolutamente nada de como se vive en una estación espacial así que... Pero bueno, espero que os guste.

Os recuerdo que hay un SORTEO activo en el blog de un Funko Pop y hoy es el último día para participar.


Cosa 12: Describe el día perfecto de un astronauta.
Permanecer en el espacio le hizo cambiar muchas cosas, pero quizás el cambio más grande fue el de la percepción de sí mismo y de los demás. El hombre tiende a sentirse el centro del universo, la criatura existente más importante. Pero allí, frente a su hermoso planeta se dio cuenta de la gran estupidez del ser humano. Somos minúsculos. Nuestro planeta es apenas una gota de agua en el océano del universo.
También le hizo apreciar la calma y disfrutar de las pequeñas cosas. Cosas como el olor de la brisa del mar, de las flores, del bosque, incluso el de la leña quemada en la chimenea.
Le hizo darse cuenta de lo efímero que es el tiempo, de que había que disfrutar cada momento, porque la vida sucede demasiado rápido y es importante aprovecharla.
Mirando la Tierra le embargó un sentimiento de hermandad con todas las personas de todas las razas, pensó en lo absurdo de las guerras, de ese deseo de poder y de querer siempre más sin darse cuenta de que por el camino estaban destruyendo lo más hermoso que tenían.
Deseó poder enseñar todo aquello a cada hombre y mujer del planeta, ser capaz de transmitir a sus retinas lo que él estaba viendo.
Para él, el día perfecto no había llegado. En su día perfecto el mundo entero recapacitaría y reaccionaría. En su día perfecto los seres humanos dejarían de matarse entre ellos y dejarían de matar al planeta que tenían por hogar. Sonrió con tristeza, sabía lo difícil que era que ese día llegara. Y sin embargo también sabía que nunca perdería la esperanza.


¡Nos vemos la semana que viene!

2 comentaris:

  1. ¡Hola!
    ¡Qué linda reflexión!
    Nada como la inmensidad como para darse cuenta de la importancia de lo mínimo.
    :D

    ResponderEliminar
  2. Para no conocer el tema y estar en terreno fangoso, has salido airosa.
    Besos.

    ResponderEliminar

Podéis decirme que opináis. Tengo dos normas sobre los comentarios: SIEMPRE contesto y SIEMPRE los devuelvo.