Páginas

Crónica del viaje a Islandia: Qué ver en 4 días

jueves, 5 de septiembre de 2019

¡Hola Bellos y Bellas! Hoy os quiero compartir mi viaje a Islandia. Estuve en junio y la verdad es que me parece un lugar maravilloso para visitar. Aquí tenéis la crónica. 

DÍA 1

El primer día fuimos hasta el puerto al lado del Harpa Concert Hall para coger un barco e ir a ver ballenas. Se trata de una salida muy popular pero personalmente creo que es una excursión prescindible. A pesar de haber ido en junio hacía mucho frío, sobretodo a medida que te ibas adentrando más en el mar. Ellos te dan un mono polar para no pasar tanto frío y poder estar en la cubierta. Ese día hacia mucho viento y había una visibilidad excelente pero la verdad es que lo único que pude ver fueron delfines (aunque la guía dijo que eran ballenas). Yo suponía ver algo más impresionante pero por desgracia no fue así. 


Por la tarde cogimos un autobús desde el Harpa que llevaba directamente al museo Perlan. Era un museo natural donde podemos ver el tema de los volcanes y de los glaciares. Lo más interesante del museo era el planetario desde donde reproducían auroras boreales y explicaban como se producían. También había un túnel de hielo que estaba a -10 grados. Cómo no íbamos a ir a visitar ningún túnel de hielo y tampoco ver auroras boreales porque no era la época fuimos a ver estas recreaciones. El museo tiene unas vistas impresionantes de la ciudad. 



Al salir fuimos a dar un paseo por el centro de la ciudad y vimos la Hallgrímskirkja. Se trata de una iglesia muy alta cuya arquitectura está inspirada en mantos de lava. Tiene un estilo muy sobrio y un gran órgano. Al entrar dentro coincidió que estaba el coro ensayando y la verdad es que estuvo muy bien.


Y ese fue todo el primer día. Luego fuimos a cenar y a la cama ya que el día siguiente iba a ser duro.

DÍA 2

Un autobús con una guía pasaba a recogernos y recorrer unos 800 km (entre ida y vuelta). El viaje tuvo varias paradas con zonas emblemáticas y preciosas.

Cascada Skógafoss. Aquí está la primera parada del viaje, en esta impresionante cascada. La verdad es que hacía un día precioso y estaba el cielo completamente despejado. Hacía sol y gracias a eso se podía ver un arco iris. Era un entorno mágico. Os dejo una foto pero la verdad es que no le hace justicia. 


Kirkjubæjarklaustur. Esto es el mayor campo de lava de la Tierra. En el siglo XVIII se produjo una erupción volcánica salvaje del sistema volcánico Laki que según cuentan fue el causante de seis millones de muertos. Su nube mortal llegó a afectar Irlanda, Gran Bretaña e incluso Francia. Muy impactante de ver.


Jökulsárlón. Se trata de la famosa laguna glaciar al sur de Islandia. Está llena de icebergs y se pueden hacer unas salidas en zodiac para verlos de cerca. Hace fresquito pero la verdad es que no se pasaba un frío espectacular. Además hay que ponerse unos monos que abrigan bastante. Los icebergs son muy chulos y además nos explicaron que se iban girando. Cuando eso pasaba tenían un color azul clarito muy bonito. ¡Y vimos una foca!


Reynisfjara. También conocida como la playa de basalto. Es un lugar precioso de ver en un entorno maravilloso. La arena es negra y las formaciones de basalto son increíbles. Había que tener cuidado ya que de vez en cuando vienen olas enormes que se habían llevado a gente. 



Seljalandsfoss. Se trata de una cascada de 60 metros de caída cuya peculiaridad es que puede pasarse por detrás y verla desde dentro. Y la verdad es que me encantó. Eso si, hay que ir con ropa impermeable porque te moja mucho. Da igual cuantas fotos os ponga, tampoco le hacen justicia. Además de que es una experiencia muy particular.


Y con esa cascada terminó el día. Eran muchos kilómetros y volvimos al apartamento sobre las 23 de la noche, habíamos salido a las 7 de la mañana así que estaba bastante cansada.

DÍA 3

La mañana la teníamos libre, hasta las 15:00h no salía el autobús que nos llevaría al destino principal del día, el Blue Lagoon. Así que aprovechando que teníamos tiempo fuimos a pasear por el centro de Reikiavik. Y por la tarde pues allá que fuimos. Se trata de un balneario con agua geotérmica. El agua se caracteriza por estar caliente, ser de color azulada y rica en minerales. La verdad es que la temperatura era agradable y contrastaba con el fresquito que hacía fuera. La entrada incluía una bebida y una mascarilla facial. A mí me encantan las aguas termales al aire libre así que me gustó mucho. Como punto negativo diré que había mucha gente (aunque esperaba más) y bueno, ver desde allí una aurora boreal debe ser algo espectacular.


Y bueno, este fue un día tranquilo y relajante sobretodo para desconectar del día anterior que fue MUY largo y agotador. 

DÍA 4

Éste iba a ser nuestro último día en Islandia. Íbamos a salir por la noche pero nos cancelaron el vuelo, nos pusieron un hotel y nos dieron cena y desayuno. Pero bueno, la excursión que hicimos fue la visita al Círculo Dorado. 

Parque Nacional de Thingvellir. La primera parada fue este parque natural donde se encuentra la falla que separa las placas tectónicas norteamericana y euroasiática. Se puede ver la brecha perfectamente y por lo visto la brecha cada año es más grande. Además allí también colocaron el primer parlamento democrático del mundo. Es un paseo muy agradable que disfruté mucho.

Geysir. Todos hemos visto en algún momento un géiser por vídeo. Lo que yo no sabía es que fue Geysir en Islandia quién dio nombre a todos los géisers del mundo. Verlo saltar debió ser impresionante pero ahora ya no lo hace. Queda simplemente el hueco con un agua perfectamente quieta. Sin embargo hay otro géiser que si que salta, aunque no tan alto. Geysir alcanzaba los 122 metros de altura. Quien salta ahora es Strokkur, que alcanza los 20 metros y salta cada 5-10 minutos. Cuentan que Geysir ya no salta porque los turistas tiraban piedras y objetos y bueno, esto es un poco absurdo. No salta porque las placas tectónicas están en constante movimiento.



Cascada Gullfoss. Y aquí el último punto de la excursión. Una impresionante cascada de doble caída. La vista era increíble y me gustó mucho. De nuevo las fotos no le hacen justicia.



Bueno, Islandia es mucho más grande y sólo he podido ver una parte. Reikiavik no me gustó nada y no me atrae nada la idea de volver pero la parte natural hay que reconocer que es una pasada. Y me han faltado las auroras boreales.

Espero que os haya gustado. ¡Un beso!

10 comentarios:

  1. Como me gustaría poder ir! Muchas gracias por la entrada y las fotos son muy chulas.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Hola
    Solo voy a decir una cosa.. que fea es la cochina envidia...
    Un bes💕

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja me alegro que te haya gustado. ¡Besos!

      Eliminar
  3. Jo, me has puesto los dientes super largos con este viaje, es como uno de los viajes a los que le tengo más ganas >.<
    Me he quedado con algunos sitios y recomendaciones, y no eres la primera que escucho decir que la capital es un poco fea, que lo que realmente merece la pena es la naturaleza <3

    ResponderEliminar
  4. ¡Pero qué maravilla de viaje Seveth! ¡Es una auténtica joya! Me alegro que lo hicieses con guía y demás, porque si no imagino lo complicado del asunto, pero vamos, que es un lugar espectacular, y has visto tela de cosas en cuatro días.
    Gracias por traer las fotos y comentar sobre él. Hemos viajado contigo. ¡Besos! :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Me alegro que os hayan gustado. ¡Besos!

      Eliminar
  5. ¡Impresionante!
    Todo muy grande, ¿no?
    E impronunciable!
    Bueno, con eso que te faltaron las auroras tenés una excusa perfecta para volver ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que tengo muchas ganas de verlas ^^

      Eliminar

Podéis decirme que opináis. Tengo dos normas sobre los comentarios: SIEMPRE contesto y SIEMPRE los devuelvo.