Páginas

Reseña: La Dama del Lago - Andrzej Sapkowski

lunes, 17 de diciembre de 2018

"De las llamitas, algunas altas y poderosas eran, vivamente brillaban y con claridad, 
otras por su parte eran pequeñas, vacilantes y temblorosas, y oscurecíase su luz y amortiguábase a trechos. En el mismo final había una llamita pequeña y tan débil que apenas ardía, apenas se removía, ora brillando con gran esfuerzo, 
ora casi, casi apagándose del todo. 
 -¿De quién es ese fueguecillo moribundo? -preguntó el brujo. 
 -Tuyo -respondió la Muerte.



Se acabó el viaje. Y que increíble ha sido. Que feliz, que desgarrador, que emocionante, que terrible y finalmente, que triste la despedida.

Me quedan dos historias más por leer del universo de Geralt de Rivia, aunque sé que en sus páginas encontraré a mi querido brujo, no será lo mismo.
Y me daré un tiempo para leerlos, porque no estoy preparada para decirle adiós a Geralt.

¿Que si recomiendo la saga? Sin duda. Es larga, pero es absolutamente maravillosa.

Geralt, eres formidable. Tu vida ha sido tan terrible como injusta. Pero la fortuna al final te recompensó, te entregó a Ciri. La niña del destino. Tu destino. Cuando la miro no puedo evitar sentirme orgullosa, como te pasa a ti. Porque tú la quieres como a tu hija, pero yo la he visto crecer, la he visto superar situaciones terribles hasta convertirse en una formidable mujer. He visto como crecían en ella las semillas que plantaste. La he visto al borde de la muerte y la he visto vivir celebrando la vida. Así que permíteme que también la sienta mía. El Lobo Blanco y la joven Gata. Vaya dúo.
Tuve miedo Geralt, temía que finalmente esa rectitud, esa honorabilidad, esa lucha por lo que es justo hubiera desaparecido de ti.
No me malinterpretes, te entiendo. Sus muertes me han dolido también. Fueron inmerecidas y fueron injustas. A punto estuve de responsabilizarte por arrastrar a todo el mundo en tu lucha, para que finalmente ellos perdieran la vida. Pero entonces vi tu mirada a través de Jaskier y me di cuenta de que jamás podrías perdonarte. Que te traicionabas por la memoria de ellos. Suerte Geralt que al final lo entendiste, suerte. Aunque a que precio.

Como dijo Yarpen Zigrin: Pero siempre, siempre existirá la oscuridad. Y siempre estará el mal en la oscuridad, siempre habrá en la oscuridad colmillos y garras, crímenes y sangre. Y siempre serán necesarios los brujos.

Gracias Geralt de Rivia por ser ese brujo para mí.

Jaskier, compañero infatigable, amigo hasta la muerte. Tan divertido y en apariencia tan cobarde. Pero no olvidamos. No olvidamos que elegiste morir junto a Geralt en lugar de escapar solo. Sigue conquistando corazones, sigue con tus 50 años de poesía, sigue sin perdonar a los verdugos que quieren decapitarte, sigue sin perder tu sentido del humor bajo ninguna circunstancia. Sigue siendo tú.

Gracias Julián Alfred Pankratz por todas las risas.

Cahir Mawr Dyffry aep Ceallach, gracias por tu nobleza y tu valor.

Emiel Regis Rohellec Terzieff-Godefroy, gracias por cada sacrificio y por enseñarle a Geralt que no siempre todos los que parecen monstruos, lo son.

Maria Barring, gracias por cuidarles y protegerles hasta el final.

Angouleme, gracias por demostrar que hay causas por las que merece la pena morir.
Los cuatro habéis sido la mejor compañía que podría haber encontrado Geralt. Gracias por quererle y serle tan fieles. Lleváis el concepto de amistad a otro nivel.

Gracias Triss Merigold por enseñar que cuando hay algo que proteger es posible superar incluso el terror a la muerte. Gracias por no marcharte. Por quedarte. Por proteger. Por luchar. Y por ganar.

Gracias Zoltan Chivay, a ti y a tu compañía, por enseñarme el valor de la bondad selectiva.

Emhyr var Emreis, gracias por entender que el destino es una cosa extraña. El gran emperador de Nilfgaard, el invencible, el temido. Te admiraba por tu fuerza, porque llevar un imperio es duro. Te detesté al ver todo lo que hacías. Pero gracias por entender.

Vilgefortz y Bonhart, no cabe duda de que habéis sido unos villanos que han estado a la altura. Es indiscutible. Pero os que jodan. Mala gente.

Dos frases que me hicieron reflexionar, especialmente la segunda. Seguro que podéis aplicarla en contextos actuales y pensar sobre ello.

''Y la ciencia no hizo menoscabo a nadie. Bueno, casi nunca. Y a casi nadie.''

''Quisiera saber por qué todo esto. Para qué todo esto. Y para quién todo esto.''

No puedo despedirme de todos. Han sido muchos momentos, muchos encuentros y muchas despedidas. Pero la saga se queda conmigo.

Al fin y al cabo, un corazón roto, aunque duela mucho, mucho más que un brazo roto, se cura mucho, mucho más rápido.

Gracias también por esa nueva perspectiva.

5 comentarios:

  1. Hola!
    No he leído los anteriores libro, pero no los veo para mí.
    Besitos :)

    ResponderEliminar
  2. Me alegro de que te haya gustado, pero yo no creo que me anime. Besos.

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola! Es de mis sagas favoritas, Sapkowski consiguió hacer algo único ^^
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Me salto la reseña que tengo muchos libros que leer hasta llegar aqui.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Gracias por tu opinión pero no es una saga que vea para mí. Además, si solo fuese uno... lo pensaría.
    Besos.

    ResponderEliminar

Podéis decirme que opináis. Tengo dos normas sobre los comentarios: SIEMPRE contesto y SIEMPRE los devuelvo.